Lo mejor aún está por llegar

Ningún otro destornillador se sostiene en la mano tan bien como uno de PB Swiss Tools de Wasen. No en vano los empleados de la empresa de la región de Emmental no dejan de preguntarse cómo pueden mejorar aún más sus herramientas y ampliar la gama de productos con más propuestas innovadoras.

Para los profesionales de la artesanía, un paseo por la planta de PB Swiss Tools puede resultar tan tentadora como la visita a una tienda de juguetes para un niño. Incluso aunque no se aflojen ni se aprieten a diario tornillos, uno puede sentir que aquí se fabrica algo grande. Y con "grande" no nos referimos necesariamente al tamaño y número de las herramientas, sino más bien a la calidad y a las novedades que aquí se desarrollan y, sí, por supuesto, también a la estética. El juego de llaves macho acodadas disponible en los colores del arcoíris, por ejemplo, es sencillamente bonito.

Pero la variedad de colores no pretende tanto apelar a la vena artística de sus usuarios como ayudarles a mejorar su productividad. Cada color corresponde a un determinado tamaño lo que ahorra la tediosa búsqueda de la herramienta adecuada. A pesar de lo simple que pueda parecer la idea, fue toda una novedad cuando en el año 2000 se lanzó al mercado la llave macho acodada RainBow con codificación de tamaños por colores. "Entretanto la idea ha sido copiada infinidad de veces en todos los continentes", comenta la CEO, Eva Jaisli.

Escuchar y reaccionar
La historia que llevó a este exitoso producto es un claro ejemplo del modo en el que se lleva fomentando la innovación durante los 140 años de tradición de PB Swiss Tools. Los empleados de los ámbitos de desarrollo, marketing y ventas conforman un equipo en continuo contacto con los usuarios para buscar cómo mejorar los productos. Invitan a los usuarios a seminarios u observan a los profesionales mientras trabajan en sus talleres. En una de estas ocasiones oyeron cómo ingenieros de Toyota se quejaban del tiempo que perdían buscando la herramienta adecuada. Y así surgió la idea de un concepto cromático para las llaves acodadas. "Nuestros productos son la respuesta a un problema que el cliente quiere resolver y que una vez solucionado le permite tener éxito", resume Eva Jaisli.

La búsqueda constante de ideas creativas y nuevas soluciones es tan importante para la dirección que cada año destina el 20 % de la facturación para tal fin. Gracias a este espíritu innovador, esta antigua herrería rural se ha transformado en cuatro generaciones en el líder del mercado de herramientas e instrumentos de alta calidad que se distribuyen hoy en día a 80 países. Si hace 140 años el producto principal eran las argollas nasales para bueyes, en la actualidad PB Swiss Tools fabrica productos demandados tanto en la industria aeroespacial como en la técnica sanitaria. Es evidente que no solo la gama de productos ha sufrido una enorme transformación, sino también los procesos de producción. En el año 1982, la empresa de Emmental fue la cuarta empresa suiza en incorporar los primeros robots industriales. PB Swiss Tools recurre con frecuencia al asesoramiento de expertos y colabora con institutos, escuelas técnicas superiores y universidades a fin de estar preparada para el desarrollo futuro. Hoy en día no cabe preguntarse solo cómo debe ser un destornillador que se adapte a la perfección a la mano humana. También ha de averiguarse qué aspecto debe tener una herramienta que va a ser utilizada por un robot.

Empleados fieles, empleador fiel
Constantemente nuevos productos, una facturación en alza, una creciente automatización, el uso de robots: la evolución hacia la empresa moderna que es hoy PB Swiss Tools hubiera sido impensable sin unos empleados flexibles. "Pero no puedo exigirles cambios sin garantizarles cierta continuidad", destaca Eva Jaisli. Que no se trata de meras palabras lo atestigua la escasa fluctuación de personal. Hace años que solo del dos al cinco por ciento de la plantilla actual de 164 empleados cambia de puesto de trabajo. Recientemente la empresa se ha despedido de un empleado que llevaba con ellos 48 años. Él ha vivido en primera persona cómo los robots han tomado el control de determinados procesos de producción y cómo cada vez son más los productos demandados en todo el mundo. Dos tercios de los 12 millones de herramientas producidas por PB Swiss Tools se destinan a la exportación. En 2013, la empresa de Emmental fundó una filial en China, donde un equipo de empleados cualificados se encarga de introducir en el mercado chino las herramientas de calidad de Emmental.

Sin embargo hay algo que no ha cambiado desde que el bisabuelo de Max Baumann, marido de Eva Jaisli, fundara en 1878 la herrería: PB Swiss Tools forma parte de las pocas empresas exportadoras suizas que continúan desarrollando y fabricando sus productos íntegramente en Suiza. Demasiado importantes son para ella el alto nivel formativo en el país y la colaboración con las escuelas superiores suizas como para actuar de otro modo. Tanto Max Baumann, CTO, como Eva Jaisli, CEO, quieren poder garantizar una innovación y una calidad inconfundibles. Y eso exige que las materias primas, los procesos y los resultados se controlen in situ y poder reaccionar con rapidez si son necesarias adaptaciones. "Es más sencillo cuando las competencias están bien combinadas y los procesos de decisión son cortos", comenta Eva Jaisli al explicar otros motivos por los cuales tampoco la apreciación del franco suizo ha podido cuestionar los centros de producción de Emmental. La máxima "100% made in Switzerland" es lo único en lo que la dirección de la empresa no hace concesiones. Por lo demás siempre impera la pregunta de qué se puede cambiar para que las herramientas e instrumentos de la empresa sean aún mejores y para que pueda continuar cumpliendo su promesa "work with the best".

PB Swiss Tools utiliza cookies para mejorar su experiencia en línea. Si sigue utilizando pbswisstools.com, se considera que acepta nuestra Política de cookies.